¿LA EXTENSIÓN DE LOS NOMBRES DE DOMINIO IMPORTA? 

Hace un tiempo surgieron nuevos TLD (top level domain) que se agregan a los ya tradicionales .COM – .EDU – INFO y los territoriales .CL – .CO – .ES.  Son los denominados “temáticos” como .MODA .ABOGADOS .CLOUD, entre muchos otros, en distintos idiomas. Todo ello puede resultar bastante interesante para las empresas, pues les permitirá lograr un posicionamiento mucho más específico en sus áreas de negocios, e incluso, existe la posibilidad que, cumpliendo ciertos requisitos, las empresas puedan tener su marca comercial como TLD, pero para ello debe cumplir requisitos que son bastantes altos desde probar la titularidad de la marcas comercial como de exhibir la contabilidad de la empresa, entre otros más. 

Así las cosas, hace unos días se liberó una extensión de las ya señaladas, que me llamó la atención. Esta es .SUCKS, que contiene una palabra de origen anglosajón cuyo significado no literal es peyorativa (apesta). En este caso legalmente su utilización puede dar pie a una situación interesante, dado el potencial choque entre dos derechos: la libertad de expresión de los usuarios de productos y servicios y los derechos del titular de la marca comercial.  

Es bastante interesante este aspecto, puesto que como, es bien sabido, por el solo hecho del registro no se puede alegar un uso reñido con el derecho, para efectos de construir un interés preferente que permita resolver los conflictos en materia de nombres de dominio. Sin embargo, en este caso la situación es particular: ¿podemos alegar que existe un registro abusivo por el solo hecho del registro usando esta extensión? Probablemente lo primeros interesados en utilizar esta nueva extensión sean los consumidores que tengan una mala experiencia con una empresa, donde el producto o servicio que adquiere no sea lo que esperaba, siendo ésta una nueva vía, adicional a la posibilidad de “descargar” esa furia por alguna red social, o increpar derechamente en la cuenta que la empresa tenga. Hoy ese usuario  tendría la posibilidad de registrar el nombre de la empresa con esta extensión .SUCKS, lo que le puede conferir cierto poder de negociación contra la empresa, quien deberá evaluar entre comprar el nombre de dominio o ir a juicio. 

Por esta razón, creo que se trata de una extensión puede ser un peligrosa por el mal uso que se le pueda dar. Como bien se aprecia en el ejemplo que dimos, puede llegar a ser un retroceso en esta materia, obligándonos a volver al comienzo de los nombres de dominio, cuando recién se iniciaba el sistema de registros de los .COM y donde éstos eran vendidos por sumas altísimas por personas que buscaban simplemente hacer un negocio con algo ajeno. 

 

Photo by Tran Mau Tri Tam on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *